Lentejas con Pollo

  • Lentejas con Chorizo

    Lentejas con Chorizo

  • Lentejas Estofadas

    Lentejas Estofadas

  • Lentejas con Arroz

    Lentejas con Arroz

  • Lentejas Thermomix

    Lentejas Thermomix

  • Lentejas con Verduras

    Lentejas con Verduras


  • "Lentejas con Pollo"

    Receta Lentejas con Pollo







    Uno de los ingredientes más empleados para acompañar nuestros guisos suele ser la carne, y en esta ocasión vamos a combinar las lentejas con pollo. Te proponemos esta receta de lentejas con pollo para que la prepares y te sorprendas con el resultado.

    Ingredientes

    - 200 gramos de lentejas
    - 300 gramos de pechuga de pollo
    - 200 gramos de tomate triturado
    - Una cebolla grande
    - 3 o 4 dientes de ajo
    - Un pimiento verde grande
    - Dos cucharaditas de pimentón dulce
    - Una pastilla de pollo concentrado
    - Aceite de oliva virgen


    Preparación:

    Esta es una receta que no resulta muy conocida en general, pero una vez que la pruebes seguro que te la guardas en tu recetario personal para hacerla más veces. Es una receta no muy complicada de preparar, que no requiere de muchos ingredientes para hacerla, y que además son ingredientes que solemos tener en la cocina de forma habitual. Y además resulta una receta completa, nutritiva y muy saludable, así que es de esas recetas de las que no podemos pedir más. Vamos ya con la preparación paso a paso.

    Como siempre os comentamos nosotros siempre empleamos lentejas pardinas, que son más pequeñas y nos gustan más, y que además no necesitan dejarse en remojo la noche antes de cocinarlas, pero si empleáis otros tipos, tenedlo en cuenta y dejarlas cubiertas de agua las horas previas a preparar la receta. A la hora de preparar la receta las vamos a escurrir bien, o en caso de no haberlas remojado antes las vamos a lavar bien bajo el grifo, para quitarles toda la suciedad que pudieran traer en el envasado.

    La preparación de este plato es un tanto diferente al tradicional, pero nada complicado como verás. Empezaremos pelando tanto la cebolla como los ajos, y lo vamos a cortar todo en trozos pequeños, la cebolla en brunoise y los ajos en láminas. Después lavamos el tomate y lo trituramos, o bien podemos emplear tomate natural triturado de lata. Finalmente lavamos el pimiento, le quitamos el tallo y las semillas y lo troceamos también en trocitos pequeños, como hicimos previamente con la cebolla.

    Acabaremos lavando la pechuga de pollo y troceándola en trozos no demasiado grandes o en tiras, como más nos guste. En una sartén honda o en una cacerola vamos a poner a calentar un buen chorreón de aceite de oliva virgen. Cuando este caliente vamos a comenzar a sofreír la cebolla y el ajo, con un poco de sal por encima y a fuego medio, sin dejar de remover para que no se nos quemen. Una vez empiece a cambiar de color la cebolla agregamos el pimiento troceado y lo sofreímos hasta que se ablande.

    En ese momento agregamos el pollo y lo salteamos bien por todos lados durante unos minutos, hasta que lo tengamos bien marcado. Finalmente echaremos el tomate triturado encima, removemos bien y cocinamos a fuego suave unos 10 minutos, para que se consuma el agua del mismo y se concentre bien espesándose un poco. Tras este tiempo agregamos el pimentón dulce, lo removemos y cocinamos un par de minutos, con cuidado que no se nos queme.

    a<

    Escurrimos las lentejas y las agregamos a la cacerola o la sartén con los demás ingredientes, las rehogamos un par de minutos y después echamos la pastilla de caldo de pollo por encima de las mismas y las cubrimos con agua, sin pasarnos, y dejamos cocinar a fuego medio unos 40 o 45 minutos más o menos, hasta que las lentejas queden bien tiernas, para lo que las probaremos antes, ya que el tiempo puede variar según la temperatura de cocción y el tipo de las mismas empleadas.

    Es importante que las lentejas no se nos queden sin agua durante el tiempo que tarden en cocerse, ya que se podrían pegar y tendrían mal sabor, así que hay que estar pendientes por si necesitan que echemos un poco más, pero solo la justa, ya que este plato es más bien poco caldoso. Una vez tengamos las lentejas bien blandas las retiramos del fuego, para apartarlas directamente o bien dejando reposar hasta la hora de servirlas, para degustarlas siempre en caliente. Y a disfrutar de estas ricas y completas lentejas con pollo, que seguro que os van a encantar.